ALGUNAS TÉCINICAS PARA HACER EL SILENCIO EN NUESTRA VIDA (3)

Te propongo
algunas técnicas para que puedas acallar tu mente y vivir espacios de
tranquilidad, serenidad y calma, para que puedas alcanzar tu conexión interna a
través de la quietud y el silencio interior.

 CREA TU ESPACIO

Es
importante que te proporciones un espacio “tu espacio, ese lugar en el que
sientas confortable, yo llamo al mío “mi sitio de poder” porque es dónde
conecto con mi respiración, con la calma y fortaleza que necesito cada día.
Convierte ese espacio en tu remanso de paz, allí solo estás tú contigo, en ese
íntimo encuentro que es reparador en sí mismo.     

MEDITACIÓN-ATENCIÓN-CONSCIENCIA

Yo no sé
meditar ¿cómo se hace?, es una pregunta que me hacen muchas personas. La
meditación no se hace, es un estado que no busca nada, no pretende nada. Para
meditar solo has de mantener la consciencia enfocada en lo que está ocurriendo
en el momento presente, retirar tu actividad metal y estar alerta y consciente.
Si has decidido dedicar unos minutos al día a meditar en tu sitio de poder,
puedes comenzar por enfocar tu respiración, respirar solo respirar, con la
atención puesta en como entra y sale el aire de tus pulmones. Notarás que te
vienen pensamientos, no te aferres a ellos, dejaros pasar sin detenerte en
ninguno y solo respira. Enfocar solo una cosa requiere perseverancia, así que no
pretendas “lograr” nada, el único objetivo es ser consciente de tu respiración.

 ¡No tengo
tiempo para pararme a meditar!. 
Esta es también una afirmación muy común, a
menudo tenemos tiempo para muchas cosas y cuando no nos incluimos en nuestra
lista de prioridades, nos falta para nosotros. Te propongo en este caso que
enfoques cada cosa que hagas en tu día a día, por ejemplo, si estás caminando,
pon atención a cada paso, a cada movimiento de tu cuerpo al caminar, incluso al
ritmo de tu respiración, mantente presente. Cuando te lavas las manos o te
duchas pon atención a todas las percepciones sensoriales que tienes en ese
momento, la sensación del agua, su temperatura, el movimiento de tus manos
cuando te frotas el jabón, el aroma que desprende, la sensación del agua
recorriendo tu espalda, tu cuerpo, etc. Y así con cada cosa que hagas, te
aseguro que descubrirás sensaciones maravillosas y con la práctica del estar
alerta y consciente, sentirás cada vez más paz en tu interior.

ESCUCHA INTERIOR

  Cuando estás
respirando, escuchando lo que emana de tu interior, pueden venirte e

mociones, a
veces dolorosas al rememorar experiencias, es importante que te las permitas,
las emociones no vienen de fuera ni son tus enemigas, te pertenecen y emanan de
ti porque eres tú quien las genera, así que no luches, permíteles su espacio y
como emociones que son pasan si no luchas con ellas, al contrario, cuando
entras en lucha con tus propios sentimientos, te pierdes de ti y les das poder,
así que respira, no temas, limítate a ser el espectador que puede verlas sin
identificarte con ellas y dejarás de estar a su merced.
  
PRESENCIA 

Estar
presente significa estar consciente en el aquí y el ahora de tu momento, sin
intentar analizar ni tus pensamientos ni las emociones que surgen de ellos,
solo observa enfocando tu atención hacia dentro y preguntarte ¿Qué está pasando
dentro de mí en este momento?. Aparecen pensamientos, déjalos pasar, emociones,
déjalas pasar, permíteles su espacio sin olvidar que tú no eres ni tus
pensamientos ni tus emociones, solo eres el que las observa y no les concedes
poder para que te controlen. Cuando te
instalas en el presente, el sufrimiento gratis que te infringes desaparece y la
calma impregna todo tu ser.

ACEPTACIÓN

  Cada día
vivimos situaciones de distinta índole que aportan riqueza a nuestra vida, una
veces nos encontramos con vivencias agradables, noticias alentadoras y
gratificantes, mientras que otras veces se presentan situaciones complicadas y
dolorosas que hemos de enfrentar para poder continuar caminando. La vida nos
pone retos, recientemente he tenido una de estas noticias que ha cambiado la
trayectoria de mi vida, de pronto las planificaciones que había hecho para los
próximos meses y que llenan las hojas de mi agenda, he tenido que anularlas por
la imposibilidad física de llevarlas a cabo. En un primer momento sentí
desconcierto ¡ahora que voy a hacer! y conforme me escuchaba esa exclamación
brotó la respuesta, ahora me toca parar, me toca acoger esta nueva situación en
mi vida, aceptar que aunque no lo he elegido, ha ocurrido y esta es la realidad
que se impone. ¿Cómo acallar la mente ante emociones tan intensas?, he decidido
no anticipar nada, ni bueno ni malo, lo que tenga que venir vendrá, no quiero
gastar mis energías en lo que no sé porque todavía no ha ocurrido, las necesito
intactas para enfrentar esta situación difícil, quiero  abrazar cada momento con lo que sea que me
traiga y sé que saldré fortalecida acogiendo por entero esta oportunidad para
aprender y crecer, así que acepto y agradezco lo que la vida me regala.

Autor entrada: Maria Guerrero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *