Reflexión

Reflexión, Ternura. Psicologa Murcia

No importa lo fuerte que seamos, todos necesitamos un abrazo en algún momento, una mano extendida que acoja la nuestra, un hombro dónde reposar cuando estamos cansados o tristes, un silencio compartido que nos haga sentir que no estamos solos. 

Combatamos la tristeza con abrazos, sequemos lágrimas con besos, enlacemos las manos con dulzura, no cuesta nada, es gratis y nos hace millonarios a todos.

Autor entrada: Maria Guerrero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *