RENACER FORTALECIDA

 

Hay veces que hay que decir adiós
Antes de que el adiós llegue
A encontrar un hueco y anidar
 En
el fondo del corazón.
Hay que decir adiós
Cuando se separan los caminos
Cuando las miradas contemplan
Irreconciliables horizontes.
Aún con dolor por lo perdido
Aún con amor por lo sentido
Cuando la distancia se hace abismo
Es mejor decir adiós.

                                                         
                                                           Queda tan solo el vacío,

La noche negra sin alas,
El aullido del lobo amenazante,
El frío de la nostalgia.

El vacío si, el vacío
Alimentado de silencio
Nutriendo el alma,
Acariciando suavemente
El corazón herido,
Lamiendo las heridas
Hasta curtir la piel
Como soplo divino,
Haciendo emerger al esperado,
Ese ser nuevo que nace
Insuflado de la vida
Que me habita.

 Renazco fortalecida,
Amanece un nuevo día,
El rayo rompe la tempestad
Nutre y seca las heridas.
 
 El
aguacero anuncia nuevas flores
De colores encendidas
Sobre el horizonte cercano
De la ilusión que me habita
Alegrando la vereda
Que me conduce a mi vida.

María Guerrero

Autor entrada: Maria Guerrero