EL CAZADOR MIEDOSO Y EL LEÑADOR

Buscando un cazador la pista de un león, preguntó a un leñador si había
visto los pasos de la fiera y dónde tenía su cubil.

-Te
señalaré el león mismo. -dijo el leñador.

-No,
no busco el león, sino sólo la pista- repuso el cazador pálido de miedo y
castañeteando los dientes.

Si quieres ser atrevido en las palabras,
con más razón debes ser valiente con los actos.

Fábulas de Esopo

Autor entrada: Maria Guerrero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *