TODO CONMIGO

Muchas personas creen que tienen la necesidad de estar en pareja para
ser felices, pero eso precisamente significa que no son felices con su
propia vida. Si piensas que no eres nada si otra persona no te quieres, si dependes fuertemente de sentir el afecto de los demás para
sentirse bien, si te quedas enganchado/a en relaciones dañinas de las que no encuentras la forma de salir o te aferras relaciones que terminaron, algo no está funcionando correctamente. Seguramente
necesitas fortalecer tu autonomía afectiva para ganar en libertad y autoestima propia.

Ser una persona madura madura significa ser responsable de tus
decisiones. No dejes que otros decidan por ti y te liberen de posibles
equivocaciones. Recuerda quede los erroser podemos aprender grandes lecciones.
Si realmente deseas convertirte en una persona independiente, hazte
cargo de tus actos y de sus consecuencias. Las decisiones que tomes
marcaran el camino de tu vida.

 Tú eres capaz de hacer todo lo que te propongas, liberate del miedo y enfrenta las dificultades que encuentres en tu camino, arriésgate y asume
las consecuencias, de ellas conseguirás mucha experiencia. Simplemente
necesitas un poco de convicción de poder hacerlo. Cree en ti, necesitas
confianza en ti mismo para sentir fuerza, esa que brota desde el mismo centro de tu ser, respira profundo y conecta con tu energía.

Recuerda que amar no es depender de la persona a quien se ama. La necesidad de dependencia no es amor, es una una manera irracional de dejar a un lado el amor propio, el
autorrespeto y la esencia de uno mismo.

El amor es una elcción que pretende fomentar la libertad, porque
EL AMOR ES HIJO DE LA LIBERTAD.

Si te consideras una persona independiente pero te cuesta pedir ayuda y confiar en los demás, posiblemente más que independiente estés actuando desde la autosuficiencia, que no es lo mismo. A la persona autosuficiente se le puede aplicar el refrán de «Juan Palomo, yo me lo guiso yo me lo como», cree que no necesita a nada ni a nadie, cuendo en realidad tiene miedo a necesitar o a que le descubran desvalido o a no recibir lo que necesita, por eso generalmente no pide ayuda. El independiente se sabe grande, está en contacto con sus necesidades, es consciente de sus capacidades y también de sus limitaciones, por eso no tiene miedo de que nadie las descubra y no muestra reparos en pedir ayuda cuando lo necesita.

Algunas personas poseen una particular forma de establecer vínculos
afectivos. Si sientes que te encuentras atrapado, no dudes en consultar
con un amigo de confianza o profesional. Un tratamiento adecuado te
ayudará a fortalecer tu autoestima y a comprender que no necesitas de otro para ser feliz..

 TU CORAZÓN ESTÁ EN TUS MANOS Y TÚ ERES RESPONSABLE DE CUIDARLO.

Autor entrada: Maria Guerrero