¡QUIEN LO SABE…!

uUn hombre tenía un hermoso caballo, cierto día se despertó por la mañana, fue al establo y comprobó que el caballo había desaparecido. Entonces vinieron los vecinos del pueblo a condolerse y a decirle:
-¡Qué mala suerte has tenido! Para un caballo que tenías y se ha marchado.
Y el hombre dijo:
-¡Quien lo sabe! .

Pasaron unos días y una mañana el buen hombre se encontró con que en la puerta de su casa no solamente estaba su caballo, sino que había traído otro. Vinieron los vecinos y dijeron:
-¡Qué buena suerte la tuya! Ahora eres dueño de dos caballos.

El hombre repuso:
-¿Quien lo sabe!.

Al disponer de dos caballos ahora el hombre podía salir a montar a caballo con su hijo. Pero un día, el hijo se cayó del caballo y se fracturó una pierna. Vinieron los vecinos y dijeron:

-Mala suerte, muy mala suerte. ¡Si no hubiera venido ese segundo caballo…

El hombre dijo:
-¡Quien lo sabe!.

Pasó una semana y estalló la guerra. Todos los jóvenes fueron movilizados, menos el hijo herido al caerse del caballo. Y vinieron de nuevo los vecinos a ver al padre y le dijeron:
-¡Tú sí que tienes buena suerte! Tu hijo se ha librado de la guerra.

Y el hombre comentó:
-¡Quien lo sabe!.

La rueda de la vida que gira y gira, ocurren miles de situaciones diferentes. Cuando nos agradan deseamos que no pases, cuando no, nos enfurecemos o deprimimos.
REVISA, seguramente has vivido soticiones que mientras ocurrían te sentías triste y descorazonado y después, con el tiempo te has dicho ¡menos mal que ocurrió, gracias a que sucedió de ese modo, hoy tengo esta oportunidad!

¡QUIEN LO SABE….!

Autor entrada: Maria Guerrero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *