INTIMIDAD EN LA PAREJA

 Un ingrediente fundamental de las relaciones de pareja saludables es la
intimidad.

La intimidad es un sentimiento subjetivo, es decir, no hay una fórmula única para
definir la intimidad,  porque cada persona y cada pareja
crea y desarrolla un modo particular de intimidad.
 
Aunque esta es diferente
para cada persona y pareja, la intimidad se caracteriza
por un sentimiento de aceptación, confianza y ternura que ambos miembros de la
pareja se proporcionan
. Así mismo se puede hablar de ciertos aspectos más o
menos comunes que facilitan y mantienen la construcción de la intimidad.

 La capacidad que una persona tiene para
relacionarse de manera íntima con otras, depende en gran medida de la capacidad
que tenga para relacionarse consigo misma
.
La autoaceptación y un nivel adecuado de
autoestima son fundamentales.
 
Siempre que se mantenga una
relación de intimidad se debe conservar una identidad personal. El hecho de
querer satisfacer los deseos y necesidades de la pareja, no deben estar en todo
momento por encima de las propias necesidades, principios y valores.

La intimidad no es estable
ni mantiene siempre el mismo grado de intensidad, sino que puede fluctuar a lo largo del ciclo
de la relación. Para el buen desarrollo de la intimidad es necesaria la
existencia por parte de ambos miembros de la pareja de participación activa,
confianza, predisposición,  compromiso, empatía,  honradez y una comunicación abierta y sincera.
 
Hay
algunas características personales como, el miedo, la timidez extrema, la
agresividad, el egoísmo, etc., que pueden dificultar el desarrollo de la
intimidad en el seno de una pareja; es necesario conocerlas para poder
identificarlas y tratar de buscar soluciones en este sentido, si así se desea,
antes de que se deteriore la relación de pareja.
HOMBRES Y MUJERES,
DIFERENTES FORMAS DE ENTENDER LA INTIMIDAD
 
Por su parte las mujeres creemos que intimidad significa
amor, afecto, la expresión de sentimientos cálidos, las muestras de ternura, la escucha empática y atenta, comunicación, Mientras los hombres creen que la intimidad está más relacionada con conductas sexuales
y cercanía física.
Consecuentemente, esta diferencia de género frecuentemente conduce a dificultades
con la intimidad en la relación de pareja. Por lo general las mujeres hablamos más, tenemos 600 palabras por lo menos, porque necesitamos expresarnos y nos aclaramos hablando, mientras que los hombres hablan menos, con 100 palabras, si es que llega es suficiente, compensando la diferencia con la cercanía física. Esta diferencia es interpretada por ambos como falta de comprensión por un lado o rechazo afectivo por otro, lo que supone un obstáculo para alcanzar intimidad. 
 
Cuantas veces escuchamos ejemplos de
conflictos de pareja que provienen de esta diferencia. Cuantas veces escuchamos
a muchas mujeres decir “él no me entiende, no es tierno o cálido o demostrativo”. Me he encontrado con muchas mujeres con estas quejas respecto de sus parejas, que han llegado a renunciar a sus manifestaciones de cariño cuando han llegado a una conclusión erronea » cuando quiero darle un abrazo porque necesito su cercanía y su cariño, me encuentro con una respuesta sexual por su parte, si le digo NO, se molesta, así que paso de buscar su abrazo si no quiero sexo. Eso me duele porque me alejo de él emocionalmente».
 
 Escuchamos a los hombres decir ”ella no me desea, y me siento rechazado.”
He escuchado también a muchos hombres que se sienten
desconcertados, desean acercarse a sus parejas a través del contacto, sin embargo ellas interpretan que esta conducta les llevará al sexo irremediablemente por lo que rechazan la afectividad. 
 

Encontrar un punto de encuentro a partir de las diferencias es el gran desafío, la comunicación abierta, una vez más, cumple un papel importante a la hora de resolver estas diferencias.

Es importante por tanto, comprender cada uno entendermos, procesamos, sentimos e interpretamos la realidad de un modo diferente.

Poner nuestros sentidos enfocados en la comprensión del otro y dirigir nuestras actitudes hacia la aperetura que nos permita aceptar la disparidad sin hacer batalla de nuestras diferencias, es la simiente que permitirá que crezca la intimidad que necesitamos para construir una relación de pareja
enriquecedora, sólida y estable.

SI CREAS INTIMIDAD ESTÁS GENERANDO AMOR

Autor entrada: Maria Guerrero