¡QUE VIVA LA LOCURA!

Hola María! Quizá me recuerdes, soy David
el chico de Yecla que conociste en la conferencia que diste, al que llamabas el
idealista!, estoy desarrollando ciertas habilidades artísticas y creativas en
esferas de ámbitos muy diversos, siempre en relación con el crecimiento
interior propio y de los demás, lo cual me lleva a tener una vida diferente a
lo habitual en algunos campos, una de esas cosas que e podido encontrar en esta
forma de superación es una empatía con personas que han logrado cumplir su sueño.

Cuando empecé a adquirir sensibilidad, a emocionarme y asombrarme ante cosas
que antes no lo hacia, y ante la incapacidad de mi circulo mas cercano de
comprender mi actitud altruista, ya que estaba mas bien llena de negatividad,
me llevo a buscar respuestas la cual me llego en forma de etiqueta primeramente
bipolar y mas tarde esquizofrénica.

Platón decía que somos animales racionales y políticos, lo de políticos queda
perfectamente reflejado cuando observamos la contención con la cual el sistema
baraja los tipos de “prejuicios estándar” que debemos poseer para ser
normales. En cierto modo liberarse de ellos y vivir una vida plena es una tarea
de lo más compleja, un camino a veces muy solitario y que parece que ha llegado
un punto en el que la libertad se ha convertido en ilegal. Con esto quiero
decir que en cierto modo el amor es el principal enemigo del egoísmo, y que si
socialmente no nos decidimos por una elección mejor, el dinero que provoca
buscar la felicidad en lugares utópicos, acabara haciendo que nos matemos unos
a otros simplemente por que no somos dueños de nuestras vidas, por intereses
puramente irracionales.

Si por pensar así uno es un loco, que viva la locura.
Nada mas que decir, simplemente que siento deseos de poder colaborar de alguna
forma, en arrojar un poco de luz sobre esto que llaman realidad.

Esta imagen es la que me evoca tus palabras.
MUCHAS GRACIAS DAVID POR TU VALIOSA APORTACIÓN.
TODOS AGRADECEMOS ESTE REGALO QUE NOS MANDAS

Autor entrada: Maria Guerrero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *