EL CICLO DE SATISFACCIÓN

En
el hacer diario,
Sin
parar, sin penar
O
pensando mil cosas a la vez,
Rápido,
rápido.

Permanentemente
una sensación
Me
recorre el estómago,
Paso
sobre ella de puntillas
Pero
no le hago caso.

De
pronto un día
Pongo
conciencia, me paro,
Y
escucho lo que me dice:

                                          ¡Échate
el freno de mano!

¡Para,
para!, me dice a gritos,
Para,
que pareces un fantasma
¿No
ves que andas perdida
Del
resto de tus sentidos?’

Sal,
sal de tu encerramiento
Quédate,
quédate en ti
Aunque
sea solo un momento,
Para
poderte sentir.

Y
mi energía se mueve
Ahora
que he puesto conciencia,
Y
de oxígeno se nutren
Todas
mis células.

Aquí
se inicia el contacto
Que
me llevará al encuentro
A
través de mis sentidos,
De
mi vida con la vida.

Me
paro y respiro,
Solo
respiro;
Con
paso lento
Camino.

Huelo
el olor de las flores
Que
me encuentro en el camino;
Escucho
los pajarillos
Que
alegres cantan su trino,
Siento
acariciar mi pelo
Por
el suave vientecillo

Y
respiro,
Respiro
por mis sentidos
Que
me hacen sentir más viva
Porque
están como brillantes
Luminosos
y encendidos.

Y
se ha acabado ese instante,
Y
quiero seguir presente
En
los ahora que vengan,
Para
vivir el siguiente.

          …………..

Esta
es mi vida
Fuera
del ruido,
Vivir
de instante en instante,
En
el aquí y en el ahora,
Solo
si despierto vivo.

María
Guerrero

Autor entrada: Maria Guerrero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *