TUVE QUE APRENDER

Tuve que aprender a verte
Eran ciegos  mis ojos
Solo imaginaban.
Aprendí a escucharte en los silencios
De los días, y las noches
Aprendí a sentir tu calor junto a mi almohada
Hablo y hablo contigo sin parar en la calle y, me rio. ¿Recuerdas?
Tú me dices “más quedamente amor” (no seas escandalosa)
¿Verdad que siempre escuchas?
Y  esas veces que, lloro de emoción al notarte.
Acurrucas mi cuerpo entre tus brazos y me  dices
“Ya pasó niña mía,  no es nada”
Y, nos duran los besos. Sin ayer ni mañana.
Probablemente,,, mi mundo es  inventado.
Donde no existen tiempo ni distancia
Nuestro mundo existe
Porque estamos en él enamorados
Luz Sánchez

Autor entrada: Maria Guerrero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *