EN TIEMPO DE CRISIS

“Ninguna situación problemática debe
hacernos perder el equilibrio.
Si el problema tienen solución, ya la encontraremos.
        Si el problema no tiene solución… ¿para qué desesperar?”
“Cuando una serpiente en tiempos de descamación pierde su piel para que se le constituya una nueva, pasa por un lapso en carne viva. Sin lugar a dudas que se trata de algo doloroso. Las espinas y piedras del camino, sin la protección de la piel, resultan mucho más agresivas y hieren a ese cuerpo sin defensa.
El animal crece y una nueva piel empieza a formarse para recubrirlo. Ha habido crisis pero el resultado final es positivo.
Por supuesto que hay que ser cuidadosos en el tiempo de la carne viva. No vaya a ocurrir que las heridas que se produzcan sean tan profundas que no puedan cicatrizar.
Podemos aprender mucho de nosotros a través de estas situaciones. Cuando nos permitimos sentir lo que sentimos empezamos el proceso de curación, permitamos que el dolor sea solo dolor y hagamos de esa etapa de la vida un terreno fértil del que saldremos fortalecidos.

Autor entrada: Maria Guerrero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *