DÍAS DE EXAMENES


En estas fechas andamos de cabeza, tanto los alumnos como los profesores y lo que nos une es que TODOS QUEREMOS TERMINAR.

Según me acerco a la puerta de la Facultad, me encuentro corrillos de alumnos revisando por últimas sus apuntes, moviéndose de un lado a otro, con la inquietud propia de quién va a examinarse. Cuando me ven acercarme con los examenes en la caja, comienzan a disiparse para disponerse a entrar en el aula,¡si pudieran verse la cara!, parece todo un poema reflejando los nervios y la inquietud.

Cuando los miro, también a mi me palpita el corazón y me vienen recuerdos de cuando estaba en otro lado con las manos sudorosas y la mente en blanco ¡no me acuerdo de nada!, que sensación tan desagradable.

Me gusta invitarles a respirar antes de entregarles los examenes, abrir las puertas del aula para que puedan echar fuera sus fantasmas, sus miedos y los nervios que les hacen temblar todo el cuerpo y cerrarlas inmediatamente después de ese acto de la mente, ¡ya estamos solo los que tenemos que estar! y es que cuando podemos librarnos de nuestro miedo aparece todo lo demás, lo que hemos estudiado y lo que sabemos, que a menudo es más de lo que pensamos.

Entre los desordenes que aparecen con más frecuencia en fechas de exámenes están: insomnio, inquietud, problemas gastrointestinales, problemas de alimentación manifestados tanto en el deseo de comer más, como en la falta de apetito, nerviosismo e irritabilidad.

Estos síntomas aparecen con más frecuencia en las personas que dejan sus estudios y la preparación de los examenes para última hora, se le hecha el tiempo encima y la tensión crece y dificulta, así que es muy conveniente para evitarlos ir poco a poco y paso a paso, que a cada día le basta su afán.

BUENA SUERTE A TODOS

Autor entrada: Maria Guerrero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *