Origami crane (tsuru) instructions

Hola a todos:

Ante la impotencia del desastre causado en Japón y a la espera de propuestas de ayuda, se me ha ocurrido un forma muy japonesa de oración, un gesto que algun@s ya conocéis, para entrar en comunión con el pueblo de Japón. Se trata de hacer orizuru, grullas de papel, que en Japón se utilizan para muchas cosas y que simbolizan en general buenos deseos e intenciones. Yo me he propuesto hacer uno al día. Sólo se tarda unos minutos, ya que es fácil aprender a hacerlas.

Es una pequeña meditación, un gesto, una plegaria, como el que enciende una vela o una barrita de incienso. Un momento de mandar buena energía a Japón, energía de esperanza, deseos de pronta recuperación, de fuerza, de lucidez y de compasión.

Quien se quiera sumar a la iniciativa que sea bienvenid@. No es magia. Es creer en el poder de la oración y en el hecho de que “creer es crear”. No hace falta de que seas cristiano, budista o sintoísta. Abrir el corazón, concentrar la mente, hacer un gesto de recuerdo y respeto, mandar deseos de amor y recuperación son gestos de espiritualidad universales. Y funcionan…

¿Hasta cuando hacer una grulla diaria? Ni idea… Esperemos que no haga falta mucho tiempo.
De momento “aquí y ahora”.

Un abrazote,
Alejandro.

Autor entrada: Maria Guerrero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *