LEY ANTI-TABACO

Se conoce como nueva ley antitabaco o ley antitabaco 2011 a la ley española que entró en vigor el 2 de enero de 2011, como modificación de la anterior ley antitabaco de 2006, y cuyas medidas más importantes son la prohibición de fumar en cualquier tipo de local cerrado abierto al público, además de algunas excepciones de lugares abiertos donde se prohíbe fumar y de lugares cerrados donde se permite.

Con esta legislación, España pasa a ser -con la excepción de California y otros estados de Estados Unidos, y Japón- el primer país en prohibir fumar también en algunos sitios al aire libre, como en patios de institutos, en parques infantiles y en el recinto de los hospitales.[1]

En el caso de los aeropuertos y muchos establecimientos con más de 100 m2, con la anterior normativa se habían habilitado zonas para fumadores. Con la nueva normativa, esos espacios desaparecen. Así, una persona fumadora no tendrá permitido fumar desde el momento que acceda a una terminal hasta que llegue a su destino, salvo que dicha terminal disponga de un espacio al aire libre habilitado al efecto, como ocurre por ejemplo en el Aeropuerto de Barcelona.

Según la nueva ley: fumar donde está prohibido se considerará una falta leve. Si se hace de forma aislada, la multa será de 30 euros. La acumulación de tres infracciones de esta manera, se considerará una falta grave. Asimismo, también se considerará falta grave por parte del titular de un establecimiento el habilitar zonas para fumar donde no esté permitida su habilitación así como permitir fumar en los lugares en los que existe prohibición de hacerlo.

Las faltas graves serán sancionadas con multa desde 601 euros hasta 10.000 euros, y las muy graves, desde 10.001 euros hasta 600.000 euros.
Articulo sacado de Wikipedia

PROHIBIDO, SANCIÓN, estas son palabras que más escuchamos últimamente. En los círculos de amigos, a las puertas de restaurantes, oficinas, bares y centros comerciales, este es el tema que nos ocupa en estos primeros días del año, es el ¡BOOOMM! así no pensamos en otras cosas.

Soy fumadora y aunque me gusta fumar no defiendo el tabaco, considero que nadie tiene que respirar el humo de mi cigarrillo, es una cuestión de respeto, por eso estoy de acuerdo con una parte de esta ley que protege el derecho del no fumador y pone bases para que los niños no convivan en este hábito. Defiendo el aire limpio en los bares, restaurantes y lugares de copas, realmente tiene ventajas, ya no salimos con el olor de tabaco en la ropa y el pelo, huele mejor y se respira mejor.

Pero hay otra parte de esa ley que no comparto y es esa prohibición tajante acompañada de castigo claro, que no deja espacio para los que elegimos fumar ¿dónde quedan nuestros derechos?, son miles de personas las que protestamos contra esta prohibición ¿quién escucha nuestras voces?, pienso que también son legítimas.

La Ley del 2006, dejaba ese espacio para la libertad habilitando en los locales zonas de fumadores y de no fumadores, sin interferencias entre ambos. Los empresarios invirtieron mucho dinero en esas habilitaciones que ahora ya no sirven para nada. Y así vamos y así funcionamos y así nos va.

Autor entrada: Maria Guerrero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *