LOGOPEDIA 2

3.- CAMPO DE ACTUACIÓN DEL LOGOPEDA

Teniendo en cuenta lo anterior, el campo de trabajo del logopeda incluye a toda la población en sus diferentes edades y por diversos motivos.
En la población infantil se actúa desde la estimulación temprana (en sujetos de riesgo) a los retrasos simples del lenguaje, disfasias, dislalias, disartrias, disfemias, taquilalia, farfulleo, dislexias, disgrafías, autismo, trastornos del lenguaje derivados de distintos síndromes que afectan a la capacidad mental y lingüística, trastornos de la audición, disfonías, mutismos, trastornos oro-miofuncionales (disfunciones buco-linguo-faciales, deglución atípica), disfunciones tubáricas, alteraciones de la respiración y resonancia.

Se puede resumir en que tiene actuación en todo aquello que hace relación al lenguaje y la comunicación en unas edades en las que el niño desarrolla estas capacidades y su disfunción provoca serios problemas.
En la población adulta el logopeda se enfrenta a la afasias por afectación del lenguaje oral y/o escrito debidas a accidentes vasculares cerebrales o a traumatismos craneales (los accidentes de tráfico afectan a todas las edades y desgraciadamente cada vez tienen mayor incidencia en nuestra sociedad), las sorderas adquiridas, disfemias, disfonías (tan frecuentes entre maestros y profesores), y cada vez más se impone la necesidad de ofrecer sus servicios a las personas afectadas por el Alzheimer o Parkinson, haciendo que mejore la calidad de vida del paciente y de la familia que con él convive. También tiene a su cargo los problemas profesionales de la voz.
En función de lo anterior, la actividad del logopeda se desarrolla en varios planos, el de la prevención (que requiere información e intervención específica en el entorno del paciente, así como campañas que alcancen a la población en general), la evaluación de los problemas que se presentan en concreto a cada paciente, su diagnóstico y la corrección o acción terapéutica.
Todo ello hace que el logopeda sea competente para ejercer en el ámbito clínico, en Hospitales, Clínicas de rehabilitación, Centros de salud, y en el ámbito educativo, no como docente, sino en aquellos lugares que requieran de su especialización, como son los Colegios de Educación Especial, Colegios de Integración, Equipos multidisciplinares y Servicios sociales de rehabilitación.

Autor entrada: Maria Guerrero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *