SE ME HABÍA OLVIDADO

Se me había olvidado

Se me había olvidado que soy un rumiante,
un rumiante que da vueltas y vueltas a los temores de su alma.

Se me había olvidado que la vida ha dispuesto para mi
hierba verde, aire limpio, agua fresca.

Se me habían olvidado tantas cosas que, camino de Portomarín,
un rayo de sol golpeó mi cara y me despertó.

Soy un océano de posibilidades.

Valentin Turrado

Autor entrada: Maria Guerrero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *