LA COMUNICACIÓN SANA, CURA

Cada uno de nosotros tenemos necesidades básicas de amor, valoración, reconocimiento, protección y afecto, que intentamos satisfacer a través de las relaciones que establecemos con los demás. Solo a través de la comunicación, es como podemos satisfacer adecuadamente estas necesidades.
Es clave entender que no nos cumunicamos según queremos, sino que nos comunicamos según somos, por tanto si tenemos una estructura de personalidad sana, es decir nos valoramos, nos reconocemos y creemos en nosotros, nuestra comunicación será sana, entonces podremos, abiertamente dar lo que tenemos, pedir lo que necesitamos y recibir de los demás sin falsas modestias.
Ahora bien si no creemos en nosotros, tampoco creeremos que lo nuestro vale ni para nosotros ni para los demás, así que nos consideraremos sin derecho a satisfacer nuestras necesidades, entonces intentaremos conseguir lo que necesitamos, manipulando a los demás, porque no nos olvidemos que se trata de necesidabes básicas. Las relaciones que se mueven entorno a la manipulación, contaminan la relación y, desde luego, nos dejan frustrados y alimentan nuestro sentimiento de no merecer la pena.
¿CREES QUE TIENES DERECHO A DAR PEDIR Y RECIBIR,
SOLO PORQUE LO TUYO VALE Y MERECES LA PENA?

Autor entrada: Maria Guerrero