CUANDO TIENES UN AMIGO

Estuve en Pamplona, nevaba, la alfombra blanca lejos de resultar fría, se torno cálida y blandita a nuestros pies.
Nunca había visto nevar de esa manera, estaba entusiasmada, como una niña con zapatos nuevos, dando saltos de alegría, rebelándome en la nieve y riendo, riendo desde fondo, con ganas, con ilusión.
Me acogiste con ternura, abriste las puertas de tu casa puertas para mi, abriste tus brazos para abrazarme con la ilusión del encuentro después de tanto tiempo, me regalaste tu preciosa sonrisa, compartimos confidencias, charlamos, charlamos hasta agotar la noche, ni siquiera Morfeo se atrevió a interrumpir.
Ahora miro nuestras fotos y sonrió, se que estás ahí, me encanta que estés ahí, eres un regalo, un precioso regalo que la vida puso un día en mi camino.
Me siento orgullosa de tenerte como amiga y aunque estemos muy lejos en la distancia, te llevo muy cerca en el corazón.
Gracias, gracias, gracias Blanca.

Autor entrada: Maria Guerrero

2 thoughts on “CUANDO TIENES UN AMIGO

    Joaquín

    (febrero 14, 2010 -9:20 pm)

    Casualidad de casualidades. Este fin de semana ha estado nevando en Cehegín, así que me ha resultado inevitable no pensar en las palabras de tu blog y en el calor que siempre se desprende de un buen amigo. La diferencia es que yo he pensado en los compañeros que ya no están, en esos confidentes que, por una razón u otra, han seguido caminos de vida divergentes con el mío. Entonces me di cuenta de que también soy resultado de esas interacciones y de que la magia del encuentro es variada y se atiene a la experiencia vital de quien la contempla. Sea como sea, me alegro de que formes parte de mí y deseo que, aunque tuviéramos que permanecer otra vez lejos en la distancia, siempre nos sintamos cercanos en el corazón. Felicidades por tu blog. Joaquín.

    admin

    (febrero 15, 2010 -1:47 pm)

    Muchas gracias Joaquin. Comparto tu opinión, a lo largo de la vida vamos dejando a tras personas que han sido importantes para nosotros, cada uno seguimos, a veces por caminos diferentes, lo importante es guardarlos en el corazón, así permanecen con nosotros en el tiempo.
    Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *