QUITARNOS LAS MÁSCARAS

Todos usamos máscaras, pero llega
un momento en el cual no podemos
quitárnoslas
sin quitar un poco de nuestra propia
piel.
André Berthiaune
Quitarnos las máscaras significa deshacer los nudos que nos
aprietan y levantar las prohibiciones que nos encadenan a vivir en la mentira,
escondidos de nosotros mismos y con miedo de ser quiénes somos y de que los
otros descubran nuestra mentira.
Para deshacer el engaño, es necesario conectar con nuestro
coraje y reconocer lo que está en nosotros, lo que nos es genuino, para
recuperar el valor y lanzarnos a vivir desde quiénes somos, exponiéndonos a triunfar
y a fracasar, a tener sentimientos de felicidad o de tristeza, a recibir
alabanzas y críticas.
Sin duda son muchas las circunstancias que nos han dolido a
lo largo de la vida y que han contribuido a que nos pongamos las máscaras, sin
embargo es importante que pongamos conciencia en que tenemos capacidad para
poder asumirlas y superarlas. 
Cuando estamos en nosotros, desde la aceptación,
ya no hay lucha y por tanto ya no pueden afectarnos. El dolor vivido y aceptado
tiene sentido y no se convierte en sufrimiento gratis, por lo que, como
cualquier otro sentimiento, pasa, todo pasa.
 
Para quitarnos las máscaras es preciso sanar los asuntos
pendientes con nosotros mismos, con nuestros seres queridos, con las vivencias
de nuestra vida. 
 
Para quitarnos las máscaras es necesario recuperar el sentimiento
original con el que nacimos de ser personas completas, dignas, valiosas y
queribles.

Autor entrada: Maria Guerrero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *