VIVE HOY, CADA MINUTO ES ESPECIAL

VIVE HOY. Tenemos casas mas grandes, pero
familias más chicas. Tenemos mas compromisos, pero menos tiempo. Tenemos más
medicinas, pero menos salud. Hemos multiplicado nuestras fortunas, pero hemos
reducido nuestros valores.
Hablamos mucho, amamos poco y odiamos
demasiado. Hemos llegado a la Luna y regresamos, pero tenemos problemas para
cruzar la calle y conocer a nuestro vecino.
Hemos conquistado el espacio exterior pero no el
interior. Tenemos mayores ingresos, pero menos moral.
Estos son tiempos con más libertad, pero menos
alegría. Con más comida, pero menos nutrición. Son días en los que llegan dos
sueldos a casa, pero entran los divorcios. Son tiempos de casas más lindas,
pero más hogares rotos.
Tenemos más longevidad pero vivimos
menos plenamente.
VIVE HOY, no guardes nada para una
ocasión “especial”, porque cada día que  vives es una ocasión especial. Lee más,
siéntate en la terraza y admira la vista sin fijarte en las malas hierbas, pasa
más tiempo con tu familia y con tus amigos, come tu comida preferida. 
No guardes tus copas de cristal, no guardes tu mejor
perfume, úsalo cada vez que te den ganas de hacerlo.Ponte el traje nuevo para ir al supermercado si me
apetece.
Las frases “uno de estos días”,
“algún día”, quítalas de tu vocabulario. Disfruta de toda la belleza que te rodea y vive el presente porque hoy, aquí y ahora, es lo único que tienes.
Escribe ahora aquella carta que pensabas escribir
“uno de estos días”. Di hoy a tus familiares y amigos, cuanto los quieres. La vida es una sucesión de momentos para disfrutar, no es solo para sobrevivir, por eso no postergues nada que agregue bienestar, risa y
alegría en tu vida.
Cada día, hora, minuto, es especial. No hay ni más ni
menos minutos que los que hay, así que no dejes para mañana lo que quieres
hacer hoy ni retrases lo que necesita tu corazón, quizá mañana puede ser tarde.
CUENTO INDIO
 
Mi amigo abrió el cajón de la mesita de noche de su
mujer y sacó un paquetito envuelto en un papel blanco.

Éste, dijo, no es un simple paquete, es ropa interior.Tiró el papel y observó la preciosa seda del
conjunto.“Lo compró la primera vez que fuimos a New York, hace 8 ó 9 años…
Nunca lo usó.”Lo guardaba para una ocasión especial. Bien. Creo que ésta es la
ocasión adecuada. Se acercó a la cama y apoyó el conjunto al lado de la ropa
que llevaría a la funeraria: su mujer acababa de morir. Se giró hacia mí y me
dijo: “nunca guardes nada para una ocasión especial,cada día que vives es
una ocasión especial”.

Autor entrada: Maria Guerrero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *