APRENDER DE NUESTRA EXPERIENCA

Cuando no aceptamos nuestras vivencias estamos condenados a repetirlas. Nos convertimos en un poderoso imán que atrae una y otra vez aquello que nos dolió. Pienso que las personas no solo tropezamos dos veces en la misma piedra, a veces, no paramos hasta que no la rompemos. Revivimos una y otra vez la misma experiencia, buscamos el mismo tipo de amigos, parejas, etc y nos quejamos de que siempre nos pasa lo mismo. 

Hasta que no aprendemos de nuestra experiencia, 
la aceptamos y nos apropiamos de nuestra responsabilidad, 
no podemos pasar a otra cosa,
 nos privamos de la experiencia porque 
 vamos por la vida como los taxi, 
con el cartel de ocupado.Final del formulario



Autor entrada: Maria Guerrero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *