PONLE FRENO A TU TREN

Te propongo que hoy pongas freno ese tren vertiginoso al que estás subido.

Ese tren que hace que los días y las horas pasen rápidamente, a veces, inadvertidos.

Sé que la rutina las ocupaciones y las obligaciones ocupan casi la totalidad de tu quehacer diario. Pero todos, absolutamente todos, tenemos un momento en el día o durante la noche, en el que podemos parar el tren y encontrarnos, por unos instantes, con nuestra vida.

Mira a tu alrededor, hay gente que te quiere y que desearía que se lo demuestres, prestándole más atención, interesándote por sus cosas o teniendo pequeños detalles de esos que alegran la vida, sólo te llevará unos segundos y disfrutarás muchas horas.

Mirate ti mismo, te vendrá bien prestarte un poco de atención extra, para resolver algo pendiente o para escuchar lo que está dentro de ti y que necesita ser escuchado.

¿Quien dice que no puedes parar el tren durante unos instantes?, seguramente tu mismo y estás tomando esto como una excusa para evadirse de algo que seguirá estando en el mismo lugar y teniendo la misma intensidad hasta que te decidas a enfrentarlo. Un gran problema es una serie de pequeños problemas sin resolver, que dejamos pasar por estar distrayéndonos en la preocupación con otros asuntos, así que deja de preocuparte, OCÚPATE en lo que es verdaderamente importante, TÚ.

Si hoy enfrentas lo que te mantiene atrapado, muy pronto habrá desaparecido o se habrá transformado, lo que te dejará aún más tiempo libre y claridad interna para disfrutar de tu vida.

Entonces, sal a caminar, apaga tu móvil, busca un sitio en el que tientas cómodo y quédate en silencio, trata de pasar un rato en soledad con tus pensamientos.

¿De qué manera vas a parar hoy tu tren?

Autor entrada: Maria Guerrero

3 thoughts on “PONLE FRENO A TU TREN

    Anónimo

    (agosto 12, 2010 -2:43 pm)

    durmiendo y evadiendome de la realidad.

    Anónimo

    (agosto 12, 2010 -10:14 pm)

    en un corto periodo de reflexion y despues de 25 años de terapia semanalmente.sinceramente espero que acaben pronto las terapias y con ella la vida.

    Anónimo

    (agosto 15, 2010 -10:24 am)

    Me da miedo y creo que se enfrentarme
    a mis problemas pero me da no quiero caerme
    puesto que son muy duras las caidas y el
    levantarme. se paga muy caro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *