LAS PEQUEÑAS COSAS

Foto de Oharriz
La felicidad viene de la mano de las pequeñas cosas, esas son precisamente las que nos dan la oportunidad de encontrarnos con nosotros serenamente.
La felicidad adopta miles de formas, necesitamos en nuestra vida lo grande y memorable, como el amor, la amistad, la trascendencia, la música, esas maravillosas sinfonías que nos envuelven, sin embargo, son las cosas pequeñas, esas que nos acompañan todos los días las que nos proporcionan más momentos felices si estamos abiertos a disfrutarlas.
Esas pequeñas cosas, la lluvia en en cristal, la sonrisa de un niño, ese «buenos días» amable, el pan casero, el prado verde cuajado de florecillas silvestres, el borde del arco iris, el hallazgo de un libro largo tiempo buscado, el encuentro con un amigo querido, las estrellas tintineando en el cielo oscuro, el rato de no hacer nada, el abrazo al llegar a casa después del trabajo, una mirada acogedora, un beso….
Las pequeñas cosas alivian el corazón y vuelven valioso el día más duro.

Autor entrada: Maria Guerrero